El zinc es un elemento metálico de estructura cristalina hexagonal compacta y una densidad de 7,00 gramos por centímetro cúbico. Tiene una dureza moderada y puede hacerse dúctil y trabajarse fácilmente a temperaturas ligeramente superiores al ambiente. En forma sólida es de color blanco grisáceo, debido a la formación de una película de óxido en su superficie, pero recién fundida o cortada tiene un aspecto plateado brillante.

Su uso más importante, como recubrimiento protector para el hierro conocido como galvanizado, se deriva de dos de tus características sobresalientes: es altamente resistente a la corrosión y, en contacto con el hierro, brinda protección al corroerse en lugar del hierro. El principal proceso de recuperación de zinc, la electrólisis.

La fundición de zinc es el proceso de convertir concentrados de minerales que contienen zinc puro. El concentrado de zinc más común que se procesa es el sulfuro de zinc, que se obtiene concentrando la esfalerita mediante el método de flotación por espuma. El material de zinc reciclado, como el óxido de zinc, también se procesa con el sulfuro de zinc. Aproximadamente el 30% de todo el zinc producido proviene de fuentes recicladas.

En FUNDICIÓN REAL trabajamos con este material, llama y aprende más sobre el tema.